miércoles, 19 de julio de 2017

Bellas Artes de Bilbao abrirá los martes por la muestra Colección Koplowitz




El Museo de Bellas Artes de Bilbao abrirá al público, de forma excepcional, los martes de agosto y septiembre, día de descanso semanal de la plantilla, en horario habitual con motivo de la exposición dedicada a la colección privada de la empresaria española Alicia Koplowitz.
El público pagará una entrada reducida (de 7 euros) para acceder a la citada exposición y sólo podrá visitar la sala donde se exhiba, ya que el resto de dependencias del Museo permanecerán cerradas al mantenerse para el personal que trabaja en ellas el día de descanso semanal.
Para promocionar esta exposición, la primera gran apuesta expositiva del nuevo director de la centenaria pinacoteca bilbaína, Miguel Zugaza, el Museo ha colgado hoy en sus distintas fachadas diversos paneles gráficos con algunas de las obras más importantes que se podrán ver en su interior a partir del próximo viernes, 28 de julio, ha informado el Bellas Artes en un comunicado.
Los paneles reproducen algunas de las obras más importantes que se podrán ver en la exposición como son "Mujer con vestido azul" (1911), de Egon Schiele; "Retrato de la condesa de Haro" (1808), de Francisco de Goya (1746-1828); "La pelirroja con el colgante" (1918) de Amedeo Modigliani (1884-1920); "Retrato de doña Ana de Velasco y Girón, duquesa de Braganza, con traje de corte" (1603), de Juan Pantoja de la Cruz (1553-1608); "Mari" (1961), de Antonio López (1936), y "Mujer con sombrero grande"(1906), de Kees van Dongen (1877-1968).


martes, 18 de julio de 2017

Gaztelugatxe y Zumaia en el trailer de Juego de Tronos





La gran guerra ha llegado. Ese es el resumen del segundo tráiler oficial de la séptima temporada de la serie "Juego de Tronos", que se estrenará simultáneamente en Estados Unidos y España la madrugada del 16 al 17 de julio.
La nueva entrega, que ofrecerá Movistar Series Xtra en versión original subtitulada y la plataforma HBO, consta de siete episodios y supone "el principio del final", en el que Cersei tendrá enemigos en todas las direcciones "de la tierra conocida".
Respaldada por sus tres dragones y un enorme ejército de fieles "dothrakis", Daenerys Targaryen cruza el Mar Angosto hacia Poniente en compañía de Tyrion y Varys con el objetivo de recuperar lo que es suyo por derecho, pero las consecuencias de su llegada podrían ser "impredecibles".
Mientras tanto, Cersei Lannister impone su mandato en los Siete Reinos desde el Trono de Hierro, ajena a las conspiraciones de los Martell y los Tyrell, aún sedientos de venganza.
El segundo tráiler sobre la nueva temporada de la serie más premiada de la televisión, con 38 Emmy, que ha colgado hoy la productora en YouTube, registra ya 243.000 reproducciones.
En la nueva temporada, España vuelve a ser escenario de la serie con localizaciones en playa de Muriola (Barrika, Vizcaya), San Juan de Gaztelugatxe (Bermeo, Vizcaya), playa de Zumaia (Guipúzcoa), Sevilla, Santiponce (Sevilla), Almodóvar del Río (Córdoba), Cáceres y Malpartida de Cáceres (Cáceres).

domingo, 16 de julio de 2017

La Travesía de La Sardina: de Bilbao a Santurtzi sin miedo al agua



Los nadadores han cumplido esta mañana con la tradicional Travesía de La Sardina entre Bilbao y Santurtzi. Más de un centenar de deportistas se lanzaron al agua con confianza, sin ninguna reticencia a causa de los casos de leptospirosis detectados en participantes del triatlón de Bilbao -celebrado en mayo- y que hizo suspender a finales de junio otra prueba a nado que estaba organizando el Club Deportivo «al no poder garantizarse la calidad del agua».
En esta ocasión, sin embargo, el Club Natación de Santurtzi, impulsor de la cita deportiva, ha aclarado que, tras consultar con expertos sanitarios, han decidido celebrar la travesía, que tiene lugar con motivo de las fiestas de la localidad marinera: «La ría nunca ha sido considerada una zona apta para el baño. Pero una cosa es que las aguas no estén para bañarte allí todos los días, como si fuera una playa, y otra que no se pueda organizar una prueba». Eso sí, los participantes han tenido que ducharse de forma obligatoria con un gel biodegradable nada más concluir la prueba y se ha recomendado a los nadadores -que no podían participar con heridas- que usen gorro, neopreno y gafas.
La cita se ha compuesto por tres distancias: travesía infantil y popular (700 metros), que se ha celebrado dentro del recinto del puerto; travesía Sestao-Santurtzi (3.000 metros), que ha salido de la dársena de La Benedicta hasta la rampa del puerto pesquero; y travesía Bilbao-Santurtzi (11.000 metros), que ha partido desde el Museo Marítimo de Bilbao.

lunes, 10 de julio de 2017

Paul Auster presentará su última novela en Bilbao en septiembre





El escritor norteamericano Paul Auster presentará el próximo 6 de septiembre en el Azkuna Zentroa de Bilbao su última novela "4 3 2 1", editada en todo el Estado español por Seix Barral.
Auster está considerado como uno de los más grandes autores norteamericanos contemporáneos, destacando por obras tan conocidas como La trilogía de Nueva York.
En "4 3 2 1", su primera novela después de siete años, Paul Auster explora los límites del azar y las consecuencias de nuestras decisiones.
Las entradas para la sesión, a la venta en la web del Azkuna Zentroa, se pueden comprar por 2 (para los poseedores de la tarjeta AZ) y 3 euros.




viernes, 7 de julio de 2017

Depeche Mode: todo sigue igual








No hay gira de Depeche Mode que no pare en el Bilbao BBK Live, en una de esas recurrencias que el público del festival secunda y agradece. No sería completamente inexacto decir que la gran mayoría de los más de 35.000 asistentes a la primera jornada del festival iba a ver a la banda de Essex; que si toca fulano o mengano bien, pero aquí hemos venido a ver a Dave Gahan y Martin L. Gore.

MÁS INFORMACIÓN
GRA625. BILBAO, 06072017.- Público en el concierto del conjunto británico The 1975, hoy en la primera jornada del festival Bilbao BBK Live. EFEMiguel Toña
GRA625. BILBAO, 06/07/2017.- Público en el concierto del conjunto británico The 1975, hoy en la primera jornada del festival Bilbao BBK Live. EFE/Miguel Toña MIGUEL TOÑA EFE
Guía del Bilbao BBK Live 2017: cartel, entradas y horarios
Porque Depeche Mode siempre ha sido un grupo sostenido por sus fans antes que por cabriolas comerciales o giros extravagantes, y gracias a eso su carrera se mantiene activa con más credibilidad que la de la mayoría de sus coetáneos. Nunca han reventado particularmente las listas de éxitos pero, treinta años después del inicio de su cénit creativo (el periodo que va de Music From The Masses a Songs of Faith and Devotion) y a más de una década de su último disco incontestablemente sólido, Playing the Angel, Depeche Mode se mantienen fieles a su estilo, y ofrecen a su público lo que este ama de ellos.

Tampoco es un grupo en gira constante, ni consagrado al revival o al autohomenaje nostálgico: puede que las canciones de sus últimos álbumes no sean memorables, pero al menos encajan en su repertorio como motivos más que decentes para salir de nuevo a los escenarios a la vieja usanza, con disco nuevo bajo el brazo.

Al mismo tiempo, hay que ser tan grandes como Depeche Mode para abrir un concierto con un tema como Going Backwards sin que el público se te venga abajo. El recién aparecido segundo single de su nuevo disco abrió en Bilbao, mostrándonos enseguida que todo seguía igual, es decir, que los británicos siguen teniendo un directo poderoso y efectivo, con el maestro de ceremonias Gahan dominando el escenario con ese magnetismo que le caracteriza.

Todo sigue igual, sí, porque el binomio Gore-Gahan sigue siendo imponente, con el guitarrista y compositor hierático y el vocalista hiperactivo y sensual, cantando de forma impecable sin comprometer sus incansables contoneos, entre lo amanerado y lo marcial. También hay un señor con gafas de sol llamado Andy Fletcher, pero como si no estuviera: ni canta, ni compone, ni luce, pero es miembro fundador y en algún sitio hay que ponerlo (aunque Peter Gordeno, que cubrió el puesto de Alan Wilder en las giras tras la marcha de este hace dos décadas, acarrea mucho más peso instrumental en directo que Fletcher). Por no poner, no le ponen ni muchos focos: el peso estético y creativo de la banda recae al 100% en Gahan y Gore; si Fletcher cobra lo mismo que ellos, tiene el mejor contrato de la historia del rock.

A pesar del aplomo en directo de la banda, en Bilbao no fue hasta el fabuloso World In My Eyes que abría su legendario Violator que el concierto alcanzó un primer punto álgido, aunque la cosa se templó de nuevo con Cover Me y un Somebody para el que tal vez el público festivalero no estaba completamente preparado, a pesar del sentimiento que le puso Gore a su interpretación vocal. Where’s the Revolution volvió a poner el concierto en órbita, iniciando una infalible traca final conformada por los clásicos Everything Counts, Stripped, Enjoy the Silence y Never Let Me Down Again.

Por mucho aprecio que tengamos por Martin L. Gore, alguien debería decirle que abrir el bis con él cantando Home puede cortar el rollo incluso al aficionado más entregado. Pasar directamente al siguiente tema, Walking in My Shoes, parece un movimiento más efectivo, y mucho más si, como en Bilbao, este desemboca en I Feel You y el inevitable Personal Jesus para cerrar el concierto.

Pero más allá de consideraciones de este tipo, la conclusión es que Depeche Mode siguen facturando un directo impecable en el que utilizan de forma ingeniosa su extenso cancionero. Es encomiable, aunque hasta cierto punto irrelevante, que sigan publicando nuevos discos, porque tanto ellos como su público saben que sin eso seguirían encabezando festivales y llenando estadios. La fe de sus seguidores es su capital más valioso; a ellos se deben y, en directo, a ellos se entregan con devoción.

miércoles, 5 de julio de 2017

Museo Guggenheim Bilbao proyectará este jueves el primer largometraje en vídeo de Bill Viola





El Museo Guggenheim Bilbao proyectará este jueves el primer largometraje del artista Bill Viola, 'No sé a qué me parezco' ('I Do Not Know What It Is I Am Like'), de 1986, un estudio sobre la conciencia animal y la trascendencia humana.

La película será presentada por Lucía Agirre, curator de la exposición 'Bill Viola: retrospectiva', patrocinada por Iberdrola, que se puede visitar en la segunda planta del Museo Guggenheim Bilbao hasta el próximo 9 de noviembre, según ha anunciado en un comunicado el Museo.
La película se exhibirá en el Auditorio del Museo, a las 19.00 horas, en versión original en inglés sin subtítulos. Las entradas son gratuitas y están disponibles en taquillas del Museo y en la web.

Yo no sé a qué me parezco, un videotape de 89 minutos de duración realizado en 1986, en color. Es el resultado de una investigación de Viola en las islas Fidji donde graba un ritual de fuego de los habitantes indios, así como el registro de su estancia con una manada de bisontes durante tres semanas en un parque nacional de Dakota del Sur. Está dividido en cinco partes y es una confluencia de preocupaciones científicas (el artista se especializó en antropología) y una inmersión en el inconsciente (estudió en profundidad a C. Jung), entre la objetividad y la subjetividad, lo próximo y lo lejano, la naturaleza y el hombre. El ritmo lento, ralentizado, característico del artista, contribuye a crear una atmósfera de intensa sugestión poética al adentrarse en los vericuetos de un mundo que postula la meditación del Otro. Hay fragmentos memorables de expresión onírica y surreal por la asociación de lo insólito en una habitación y el recurso de una cámara atenta al detalle y su relación con el acto perceptual. Una experiencia única, de un talento innovador fuera de serie y una de las figuras esenciales del arte del siglo XX. Los distraídos de siempre, especialistas o no, no saben lo que se pierden.



martes, 4 de julio de 2017

PAÍS VASCO El Bilbao BBK Live apuesta por los artistas "completos"





Comienza la cuenta atrás para que inicie la XII edición del festival de música Bilbao BBK Live. Con Depeche Mode, The Killers y Antwood como "cabezas de cartel", la villa pasará a convertirse los días 6,7 y 8 de julio en el epicentro de la música pop rock. Un encuentro que reunirá a más de 70 grupos nacionales e internacionales y para el que, tal y como ha explicado el responsable de Last Tour, Alfonso Santiago, se ha apostado por "artistas completos que componen y defienden su obra".
Las cerca de 100.000 personas que se espera que se acerquen cada día a las campas de Kobetamendi, podrán disfrutar por segundo año consecutivo de su "propio lugar de encuentro" en el espacio denominado "Basoa", ha explicado Santiago. En respuesta a la gran acogida que tuvo el año pasado, este año se han aumentado las infraestructuras para que más festivaleros puedan disfrutar en "el bosque" de la mejor música electrónica. "Hemos traído a grandes referentes de la música electrónica" como Dixon, Daphni, The Black Madonna o Motor City Drum Ensemble, entre otros, que se encargarán de animar el ambiente. Y además el BBK Live se trasladará una vez más al corazón de la ciudad con el ciclo"Bereziak" para extender el ambiente festivo más allá de Kobetamendi.
Un Festival que esta edición viene con dos novedades bajo el brazo. La primera hace referencia al sistema de pago. Por primera vez en los doce años que se lleva organizando el festival, no se aceptará dinero en metálico dentro del recinto y los pagos se efectuarán mediante pulseras inteligentes. "Se trata de un proceso que va a aumentar el tiempo de espera en la cola para entrar al recinto a unos 2 o 3 minutos por persona pero que dentro agiliza mucho los pagos y reduce las posibilidades de hurto", ha avisado el responsable de Last Tour, "así que es preciso que la gente vaya con tiempo". Para aquellos que quieran ir con los deberes hechos, el miércoles 5 y jueves 6, podrá acercarse a la Sala BBK de Bilbao a partir de las 08:00 horas y en horario ininterrumpido para registrar su entrada y recibir su pulsera correspondiente. 
la segunda novedad está dirigida a los más forofos del BBK Live: "En los últimos años se ha dado el caso de personas que, estando en el festival, compraron las entradas del año siguiente", ha explicado Santiago: "A esas personas las queremos recompensar y fidelizarlas. Por eso hemos creado una zona VIP en el que contarán con ciertos beneficios". Entre otros, ha dicho, tendrán mejor wifi, unas instalaciones más cómodas y podrán conocer a algunos artistas. 

Cartelera del Bilbao BBK Live 2017

Jueves 6
Depeche Mode, Justice, The 1975, Austra, Cage The Elephant, Spoon, The Avalanches, Xoel López, Cabbage, Circa Waves, Gus Gus, Idles, Niña Coyote Eta Chico Tornado, Rrucculla, Rufus T. Firefly, Vulk, Zazkel, David Van Bylen DJ, DJ Maadraassoo, Dixon, The Black Madonna, Mike Servito, Honey Soundsystem y Baldo.
Viernes 7
The Killers, Phoenix, Fleet Foxes, Royal Blood, Explosions In The Sky, Trentemoller, Animic, Carla Morrison, Coque Malla, Empty Filles, Izaro, Jens Lekman, Jessy Lanza, Joe Goddard, Los Punsetes, Sundara Karma, The Amazons, Daniless B2B Dark DJ, The Horrors DJSet, Daphni, DJ Tennis, Marvin & Guy, Nicola Cruz y Bawrut.
Sábado 8
Die Antwoord, Two Door Cinema Club, Primal Scream, Brian Wilson present Pet Soundfs, !!! (CHK CHK CHK), Aterciopelados, Los Bengala, Biznaga, Dellafuente & Maka, Kokoshca, Saint Motel, The Lemon Twigs, The Orwells, The Parrots, Naranja, WhoMadeWho, JotaPop DJ, Marc Dorian DJ, Motor City Drum Ensemble, Andrew Weatherall, Job Jobse, Lena Willikens, Javi Green.

lunes, 3 de julio de 2017

El Guggenheim recuerda la historia de Bilbao con una exposición fotográfica al aire libre junto a la Ría





Lejos queda ya el Bilbao oscuro y gris que describía Azorín a su paso por la villa. Los días en que la ceniza que desprendían las chimeneas cubrían las calles y las convertía en paisajes más propios de una novela de Carlos Ruiz Zafón, difíciles de imaginar para cualquiera que las recorra hoy pero que muchos recuerdan con nostalgia. Una ciudad que ha ido creciendo y transformándose con la ría siempre como testigo, primero de los barcos que atracaban en sus márgenes durante la época industrial; y ahora, con los turistas como fondo tratando de capturar la mejor perspectiva del edificio que hace veinte años puso a Bilbao en los mapas de todo el mundo: el Museo Guggenheim.
Con el objetivo de ayudar a visualizar y recordar el pasado industrial y post industrial, y dentro del marco del XX aniversario del Museo, su director general, Juan Ignacio Vidarte, ha presentado hoy una serie de paneles fotográficos que ilustran los importantes cambios ocurridos en el paisaje bilbaino que permiten realizar, a los viandantes que paseen por su orilla, un recorrido cronológico visual entre finales del siglo XIX y la actualidad. "Un cambio que tiene muchas dimensiones social, cultural, ciudadana, económica pero también física y urbanísticamente", ha admitido Vidarte. Un reflejo del cambio en la ciudad que han "querido acercar a los ciudadanos y visitantes con este conjunto de fotografías" que se mantendrán expuestas hasta el próximo mes de septiembre.
Bajo el lema "el arte lo cambia todo" esta serie de 21 fotografías, expuestas en paneles de 4 metros de largo por 1,35 metros de alto, es el resultado del trabajo de documentación llevado a cabo en los fondos fotográficos del Archivo Municipal de Bilbao, el Museo Vasco, la Autoridad Portuaria de Bilbao y los fotógrafos locales Mikel Alonso y Fede Merino. Éstas, aparecen expuestas junto a sus réplicas tomadas en la actualidad desde los mismos enclaves y con la misma perspectiva para facilitar el trabajo comparativo a aquellos que las miran.
Uno de los artistas que ha cedido su foto, Fede Merino, ha estado presente en la hoy en la inauguración de la exposición. Una fotografía enmarcada dentro de la crónica que hizo -entre los años 1972 y 1983-, sobre la entonces "Bilbao de Acero", como el propio artista se ha referido a aquella época, en la que siguiendo una propuesta que le planteó Julio Caro Baroja, el sobrino de Pío Baroja, quiso "poner en el foco la vida cotidiana de las personas de una ciudad en blanco y negro".

domingo, 2 de julio de 2017

Colapso en los juzgados de violencia de género en Bilbao


Maite Iturrate, abogada de la asociación Clara Campoamor, frente a los juzgados de Bilbao.
Maite Iturrate, abogada de la asociación Clara Campoamor, frente a los juzgados de Bilbao. / Manu Cecilio






El mostrador del juzgado de violencia sobre la mujer número 1 de Bilbao es un hervidero desde primera hora de la mañana. Esta semana están de guardia encubierta, no reconocida ni retribuida. La tensión se palpa. «Aquí tienes que sacar el carácter», advierte uno de los funcionarios. Quien acude hasta uno de estos órganos especializados puede estar pasando por el peor momento de su vida y lo que le espera exige grandes dosis de paciencia. «Hola, ayer me llamó la Ertzaintza porque me ha denunciado mi expareja», se presenta un joven, que llega acompañado de una chica, que parece ser su actual novia. El funcionario que atiende el mostrador, denominado de auxilio, le pide que le acompañe «al piso de arriba», donde en un hall sin vigilancia toca esperar a los presuntos maltratadores. 

Pasar una mañana en los pasillos de los dos juzgados de violencia sobre la mujer de la capital vizcaína ayuda a entender las quejas por «estrés y agotamiento laboral» de los gestores, tramitadores y agentes, extensible a los magistrados, letrados y a todos los ciudadanos, entre ellos víctimas, investigados y testigos. No dan abasto para atender el creciente número de casos que llegan, 563 en lo que va de año. Sólo de Penal y en Bilbao, 70 más que en el mismo período del año anterior. Y otros 110 de Civil. En 2016 se tramitaron en total 1.273 atestados. 
Según los datos globales facilitados recientemente por el Consejo General del Poder Judicial, en el primer trimestre de este año se ha incrementado un 20% el número de denuncias por violencia de género y un 9% las órdenes de protección, por lo que en la actualidad 40.509 mujeres figuran como víctimas de malos tratos en España. 
Los trabajadores califican la situación de «insostenible». El horario de audiencia se extiende de nueve de la mañana a una de la tarde, y sólo en ese tiempo se llena la agenda, en la que caben cuatro casos. Se han dado días en que se han duplicado, lo que les obliga a alargar el horario, en ocasiones hasta las siete u ocho de la tarde. «Si la Policía te trae a un detenido al mostrador, lo tienes que tramitar», asumen. A partir de las 13 horas, los atestados son derivados al juzgado de guardia, uno de los diez de instrucción que hay en Bilbao y que antes de 2005 se encargaban de la violencia de género, aunque sólo para resolver las medidas urgentes, como las órdenes de protección. 
«Cuidado, puede ir a prisión»
«A las víctimas les aconsejo que se lleven comida o algo de picar, que se cojan el día libre, que cuenten con que no van a poder ir a recoger a los niños». Maite Iturrate, abogada de la asociación Clara Campoamor, ha pasado muchas horas en los dos juzgados especializados en violencia machista -creados hace doce años-, asesorando a mujeres que han interpuesto una denuncia contra su maltratador. «Es una locura», describe. «El primer momento es una barbaridad, entras a las nueve de la mañana e igual no sales hasta las cinco de la tarde o más». «Esos días los doy por perdidos, no fijo ninguna cita».

«Resolvemos el expediente entero», explica una de las gestoras, que admite sin reparos que hay días que ni come. Toman declaración a la víctima y al investigado, que deben estar físicamente separados, ellas en una sala y ellos en la planta superior, sin ninguna vigilancia. También a los testigos. Tramitan las órdenes de alejamiento y hacen juicios rápidos. 
En estos momentos hay cinco invesdtigados en el piso de arriba y unas doce personas, entre abogados, intérpretes y testigos, en las dependencias. Una joven, que no tiene más de veinte años -con coleta y un jersey de Mickey Mouse-, se aproxima al mostrador con la intención susurrada de «retirar una denuncia». Tras consultar el caso, la funcionaria le advierte de que «es imposible». «Hay una sentencia de conformidad y usted ha solicitado una orden de alejamiento». La chica admite que el joven al que denunció y que tiene prohibido acercarse y comunicarse con ella, le ha llamado. «Tened cuidado porque si os pillan, él puede acabar aquí o en la cárcel», le asesora la profesional. 
En cada juzgado hay una decena de funcionarios, entre gestores, tramitadores y agentes de auxilio. Pero lejos de conseguir una plantilla formada como pretendía la Ley integral de Violencia contra la mujer, «en su mayoría son interinos porque los titulares, en cuanto pueden, se van». Según dicen, se trata de uno de los «peores» destinos. «Nunca sabes a qué hora vas a salir». Pese a que no está contemplado, realizan «guardias encubiertas» no remuneradas. Los juzgados se turnan. Una semana cada uno.
Una de las funcionarias, recién llegada, lleva sólo este mes «45 horas de más y eso es imposible que lo recupere, no hay días en el calendario». El sindicato LAB ha presentado un escrito ante el juez decano solicitando que la Junta de Jueces trate el asunto para «aliviar» las condiciones laborales y establezca una «nueva organización». La central propone que una vez que la agenda esté llena, los casos pasen directamente al juzgado de guardia sin esperar a la una de la tarde. Ponen como ejemplo el caso de Getxo donde, aunque no hay un juzgado específico, sí hay uno designado para la violencia de género con un funcionario especializado. «Si allí se puede hacer, ¿porque aquí no?». «La incidencia real en estos órganos va a ser mínima», sostiene Loreto Cabo, de LAB.

sábado, 1 de julio de 2017

‘Reflections’, 20 años del Museo Guggenheim Bilbao



Con la colaboración del Ayuntamiento de Bilbao, la Diputación Foral de Vizcaya e Iberdrola, del 11 y el 14 de octubre, el icónico edificio de Frank Gehry se convertirá en una impresionante intervención artística gracias a los videocreadores de 59 Productions, ganadores de un Premio Tony. Las orgánicas formas del titanio y el esbelto atrio de vidrio servirán de lienzo para un espectáculo de mapping que podrán ver gratuitamente más de 200.000 personas a lo largo de 20 pases.
“Las curvas aleatorias están diseñadas para capturar la luz”, afirmó Frank Gehry cuando diseñó este edificio. Mediante tecnología de última generación, la animación de 20 minutos de duración y con una banda sonora original recorrerá dos décadas de historia y creatividad en Bilbao. Inspiradas en esta rica historia, así como en el visionario diseño de Gehry y su constante interés por la luz, la textura y el movimiento, las proyecciones transformarán la deslumbrante obra arquitectónica dando vida a una celebración de luz y color.
Reflections es la última creación del equipo 59 Productions, que dirige Leo Warner, galardonado con numerosos premios. Es célebre por sus obras de arte público realizadas con mappings sobre algunos de los edificios más icónicos del mundo, como la Ópera de Sídney, el castillo de Edimburgo, Hampton Court Palace o la sede de Naciones Unidas en Nueva York.
Reflections en Museo Guggenheim Bilbao.

SPOT Bill Viola: RETROSPECTIVA

viernes, 30 de junio de 2017

Bill Viola inunda Bilbao de agua, aire, tierra y fuego


Capilla de las acciones frustradas y los gestos fútiles, de Bill Viola, en el Guggenheim de Bilbao. FOTO: FERNANDO DOMINGO-ALDAMA | BILL VIOLA STUDIO / MUSEO GUGGENHEIM BILBAO
¿De qué sirve una exposición retrospectiva sobre Bill Viola como la que hoy se inaugura en el Guggenheim Bilbao? De fábrica de placer y de terapia antiestrés, sin duda, pero antes de eso, de espejo de nuestras limitaciones. Para entender por qué nunca acabamos de aprehender el sentido de las cosas ni la sustancia de las personas –tarea asimilable al mito de Sísifo: cuando creemos que ya lo sabemos todo, crrrrac, la piedra rueda colina abajo y hay que volver a empezar- lo mejor es lo de siempre: acudir a los sabios que, si bien no se libran de esa impotencia, sí saben diagnosticar lúcidamente sus porqués y lanzan avisos a navegantes. Eso ayuda.
Por ejemplo, hace 900 años ya que el místico sufí Ibn Al-Arabi (murciano él) dejó escrito: “El ser humano es un océano sin orilla, mirarlo no tiene fin ni en este siglo ni en el siguiente”. Y por ejemplo, hace ya más de 40 años que Bill Viola (Nueva York, 1951, adepto de las enseñanzas de Al-Arabi) trata de adentrarse en las marismas del alma, de la vida y de la muerte, de la transfiguración y del renacimiento, aportando en cada una de sus piezas de vídeo nuevos argumentos para algo tan improbable como la comprensión de quiénes somos. El caso es seguir avanzando (no por casualidad una de sus obras maestras, un fascinante políptico de cinco pantallas en el que se adivinan sucesivos dramas, se titula así: Avanzando cada día (Going forth by day). Está en la sala 202 de esta extraordinaria exposición. No se pierdan esta epopeya en alta definición poblada por más de 200 personajes y compuesta de cinco segmentos dentro de una misma y oscurísima sala: El nacimiento del fuego, La senda, El diluvio, El viaje y La primera luz.
Viola utiliza sus armas, que son básicamente dos: la imparable tecnología y el recurso al clasicismo. Le gusta decir algo que, en boca suya, suena abrumadoramente lógico: “Todo arte es contemporáneo”. En boca de otros esa máxima sonaría, claro, a golosina embaucadora. Él la lleva a la práctica arriesgando, probando, explorando y dejando caer en la mente del espectador la pregunta del millón: de haber vivido hoy Goya, o El Bosco, o Brueghel el Viejo, o Paolo Uccello… ¿habrían sido pintores o videoartistas? ¿Cómo habría incrustado Goya en una pantalla HD y con una cámara superlenta La carga de los mamelucos en la Puerta del Sol?
“¿Qué cómo habría contado Goya los efectos de la guerra, la violencia y la corrupción? Pues habría usado las herramientas que tuviera disponibles en ese momento, porque la tecnología es solo eso: una herramienta, y una cámara de vídeo puede tener tanta espiritualidad como un pincel”, explica Kira Perov, esposa y colaboradora –coautora, casi podría decirse- del protagonista de la exposición.

CUATRO DÉCADAS DE VIDEOARTE

BORJA HERMOSO
La pareja Bill Viola/Kira Perov definen su actividad artística como “un viaje del alma”. Un viaje que dura ya cuatro décadas y que queda resumido en esta exposición, patrocinada por Iberdrola, y que permanecerá abierta en la segunda planta del Guggenheim Bilbao hasta el próximo 9 de noviembre.
Las piezas más antiguas de la retrospectiva datan de mediados de los 70 y la última, Nacimiento invertido, de 2014. En medio, obras clave en la trayectoria del artista, como Una historia que gira lentamente(1992), El saludo (1995), Velos (1995, que representó a EE UU en la Bienal de Venecia de aquel año), Mujer fuego(2005) o La ascensión de Tristán (2005, creada para el montaje operístico de Tristán e Isolda que dirigió Peter Sellars).
Es ella quien habla y quien contesta todas las preguntas sobre el universo tenebroso pero ilusionante de Bill Viola: el artista estadounidense está enfermo y apenas puede hablar. Perov considera el uso del vídeo por parte de su compañero y maestro como “un ojo subrogado que acerca las cosas y las magnifica, permitiendo así observaciones de larga duración que permiten que la esencia de los objetos se haga visible”.
“Observaciones de larga duración”. Y es cierto. Algunas de las obras expuestas/proyectadas duran siete minutos. Otras, diez. Otras, 28. Otras, 34. Otras son un bucle continuo. Seamos sinceros, ¿quién pasa 28 minutos delante de un cuadro en una exposición? Poca gente, y quien lo hace suele ser objeto de incredulidad por parte del resto de la gente. Lo ideal aquí es, desde luego, ver las piezas completas de Bill Viola, incluso alguna de ellas verla dos veces.
Estamos ante un artista de corte clásico, ante un humanista que usa los ultimísimos artilugios del gran bazar tecnológico para contar sus verdades. Estas se llaman, sucesivamente: el agua, la tierra, el aire y el fuego; el espacio y el tiempo manipulados, la interacción entre el ser humano y la naturaleza, la pasión y la emoción, el nacimiento y la muerte, el amor y el rencor, la soledad y la futilidad de tantas cosas. Bill Viola se mueve entre las filosofías orientales y el zen japonés, entre el innegociable deber moral de Camus –hay, sí, una vocación moralista en el arte de Viola que no llegará al alma de todo el público- y los poemas de William Blake (Canciones de inocencia se titula otra de sus obras, como uno de los poemarios del gran autor británico del XVIII); entre el Renacimiento y la pintura de Uccello, entre Goya y Richard Wagner. Lo mismo graba una monumental pieza de 25 minutos para el aeropuerto de Doha que cuatro minúsculas parejas de manos en blanco y negro cuyo movimiento imperceptible hay que seguir con lupa. Y todo, para poder seguir. Seguir avanzando.

jueves, 29 de junio de 2017

El videoartista Bill Viola descubre su alma en el Museo Guggenheim Bilbao





El videoartista norteamericano Bill Viola, uno de los principales referentes de este género, descubre al público su alma en la exposición retrospectiva sobre su obra producida por el Museo Guggenheim Bilbao con motivo de su vigésimo aniversario.
La muestra ofrece al espectador 27 obras realizadas a lo largo de su carrera, desde Cuatro estaciones, creada en sus inicios en 1976, hasta Nacimiento invertido, de 2014, que permiten observar la evolución tanto técnica, desde el monocanal al multicanal en alta definición, como artística de su carrera.
La estrecha colaboradora y esposa del artista, la australiana Kira Perov, ha manifestado, en la conferencia de prensa en que se ha presentado la exposición, que Viola "cree que el papel del artista es descubrir el alma" en sus obras y ha aseverado que el videoartista norteamericano "lo ha conseguido" en la suya.
Ha apuntado también que, además de documentar los 40 años de carrera de Viola, quien ha estado presente en la presentación de la muestra pero no ha participado en la conferencia de prensa por estar aquejado de una dolencia que se lo impide, la muestra refleja su interés por explorar la esencia del ser humano a través de sus distintas facetas, como el nacimiento, la muerte, la espiritualidad o la pasión.


Ha destacado que, para explorar con detenimiento la esencia del alma humana, el artista ralentiza la acción, lo que hace que sus obras tengan una duración que van de los 10 a los casi 35 minutos aunque algunas de ellas, como Slowly Turning Narrative, de 1992, se proyecte en bucle continuo, sin principio ni final determinados.
En relación a esta obra, en la que una gran pantalla, que en su parte trasera aloja un espejo, gira continuamente sobre un eje vertical fijo, proyectando por un lado imágenes de un hombre recitando mantras, mientras por el otro el espejo refleja la imagen del espectador, ha sido restaurada por el Guggenheim Bilbao para su exhibición en este muestra.
Otros temas abordados por Viola a lo largo de su carrera y que se muestran en la exposición son la relación entre el hombre y la naturaleza, que se puede ver en la obra titulada Un retrato de luz y color. Chott El-Djerid (1979), y la exploración de las pasiones humanas mediante el fuego y el agua, como ocurre en sus obras La ascensión de Tristan (2005) y Mujer de fuego (2005).
Viola muestra su interés también por la vida humana, reflejado a través del ciclo nacimiento-muerte-renacimiento, en las obras y Los soñadores (2013), Nacimiento invertido (2014) y Hombre en busca de la inmortalidad/Mujer en busca de la eternidad, de 2013.
Kira Perov ha advertido al espectador que aunque Viola utiliza el vídeo y realiza experimentaciones con la imagen, "la tecnología esta oculta para no distraer la experiencia del espectador" al contemplar la obra.
No obstante, los avances tecnológicos experimentados en este campo, como el vídeo de alta definición, han permitido a Viola crear instalaciones monumentales como la titulada Avanzando cada día, que es la producción más grande que ha hecho nunca, en la que un panel de 15 metros de largo refleja la acción en la que han participado más de 200 extras.
Tras advertir de que los trabajos de Viola tienen "una existencia frágil", ha admitido que "no es accidental que haya elegido un medio tan efímero", como es el vídeo, para expresar sus inquietudes artísticas.
La muestra, que ha sido patrocinada por Iberdrola, permanecerá abierta al público desde mañana, día 30 de junio, al 9 de noviembre.
La compañía energética de origen vizcaíno ofrecerá también la posibilidad de visitar gratis esta exposición este fin de semana, del 30 de junio al 2 de julio, en horario especial nocturno, de 20.30 a 23.30 de la noche

miércoles, 28 de junio de 2017

"Mari eta Bali" anunciará Aste Nagusia




"Mari eta Bali" anunciará Aste Nagusia 2017, de la mano de Alfonso Fernández de Nograro, autor del cartel ganador del certamen para elegir la imagen que representará las fiestas de Bilbao. Una semana que este año tendrá lugar entre el 19 y el 27 de agosto y que llenará las calles de Bilbao de música, teatro, folklore, fuegos artificiales y hasta más de 300 actividades gratuitas, programadas por el Ayuntamiento de Bilbao.
La Concejala de Igualdad, Cooperación, Convivencia y Fiestas del Ayuntamiento de Bilbao y Presidenta de la Comisión de Fiestas, Itziar Urtasun, ha anunciado esta mañana el ganador, junto al resto de miembros del jurado, quienes le han acompañado en el acto de presentación.
El Concurso del Cartel Anunciador de Aste Nagusia 2017 ha recibido 160 diseños, un 29% más que en la anterior edición. Las propuestas no sólo han llegado de Bilbao, aunque éstas han sido mayoría, sino que han tenido diversa procedencia, con concursantes de Barcelona, Valencia, León, Burgos, Madrid, Sevilla, Cantabria, Lleida, Huelva, Gipuzkoa o Navarra.
Seis de estos trabajos fueron designados finalistas por un jurado compuesto, en su mayoría, por personal especializado, y entre el 19 y el 23 de junio se han sometido al escrutinio de la ciudadanía. Finalmente, la propuesta vencedora recibirá un premio de 3.000 euros.

lunes, 26 de junio de 2017

Getxo, la buena vida junto a la ría





Getxo es un municipio que no tiene un centro único, en realidad son tres núcleos urbanos. El más poblado, Algorta, un pequeño pueblo de pescadores a principios de XIX, con su Puerto Viejo. Neguri, donde, con la industrialización, las grandes fortunas industriales y financieras abandonan Bilbao en busca de zonas más residenciales y se instalan aquí en sus palacetes y casonas. Y Las Arenas, paralelo a las playas, donde, imitando ese éxodo, se establecen las clases acomodadas emergentes de los años sesenta (también en Algorta) multiplicando considerablemente su número de habitantes. Estas tres poblaciones junto a los barrios de Romo y Santa María de Getxo (el origen de todo) suman 80.000 habitantes y conforman la margen derecha, llamada así por estar a la derecha de la ría del Nervión, que marca la línea divisoria (física, pero también económica; la otra es la margen izquierda) de las dos orillas unidas por el puente Colgante. Para llegar desde Bilbao, a 14 kilómetros, la opción más práctica es el espectacular metro de Norman Foster (parada de Areeta). En el camino, merece la pena detenerse en la estación de Sarriko, excavada por completo durante su construcción e iluminada con luz natural cenital: uno de los espacios más refinados de toda la arquitectura de Norman Foster.
Getxo, la buena vida junto a la ría

10.00 Puente colgante y elegante

La mejor manera de iniciar el recorrido es situarse en el más famoso edificio antes del Guggenheim: el puente Colgante (1) o puente de Bizkaia, en Las Arenas. Este magnífico ejemplo de arquitectura de hierro, herencia de la revolución industrial y declarado patrimonio mundial, y en activo, fue el primer transbordador del mundo con estructura metálica. Coetáneo de la Torre Eiffel, con la que se le encuentran similitudes, se levantó como solución para unir peatonalmente las dos márgenes sin interrumpir el tráfico marítimo. Merece la pena subir a la pasarela para contemplar la espectacular panorámica de la bahía de El Abra y la Margen Izquierda (la antigua zona obrera), ejemplo de arquitectura industrial por su pasado de fundiciones y astilleros (que explican la historia de Bizkaia), y volver en la barquilla sostenida por cables. Si después de esta experiencia necesita un poco de glucosa, nada como acercarse en Las Arenas a la pastelería Zuricalday (2) (Andrés Larrazabal, 3) y zamparse un bollo de mantequilla, típico de Bilbao, que compite en fama con el Athletic. Y aunque aún no sea hora de comer, por si acaso, en este perímetro está uno de los mejores restaurantes de nuevo cuño de Getxo, Sukam (3) (plaza de Zubiko), regentado por el joven Álvaro Martínez, formado, entre otros, con Arzak.

11.00 Caserío y palacetes

El paseo de tamarindos que discurre paralelo a la desembocadura de la ría empieza junto a la pequeña y recoleta playa de Las Arenas (4), por el Muelle de Churruca. Este ingeniero, de nombre Evaristo, construyó el puerto de Bilbao y la canalización del Nervión (1904), y a él está dedicado un monumento con una estatua alusiva a cómo el hombre conquista el mar por el que cruza. Aparte de estrenarse con el primer baño, se puede hacer un receso en la terraza del hotel Embarcadero (5) (avenida de Zugazarte, 51), un caserío señorial reformado con vistas a los palacetes y chalés de la elitista Neguri en primera línea de mar.
La pastelería Zuricalday, en Las Arenas (Getxo).ampliar foto
La pastelería Zuricalday, en Las Arenas (Getxo).GONZALO AZUMENDI

12.00 Un piscolabis variado

El imponente palacio de Lezama-Leguizamón (1902) (6), familia inicialmente vinculada a la minería, se divisa a la derecha sobre el pequeño promontorio de Arriluce, siguiendo el paseo hacia la playa de Ereaga (7). Algo mayor que la que acabamos de dejar, cerca de un kilómetro de arena fina, acoge el puerto deportivo de El Abra (8), en el que se puede desde alquilar un velero hasta iniciarse en las artes del mar en la escuela de vela. O si se prefiere un picoteo, las croquetas en la terraza frente al mar del hotel Igeretxe (9) (Muelle de Ereaga, 3), un antiguo balneario de 1913; las rabas de La Ola (Muelle de Ereaga, 14) o un piscolabis en el hotel Tamarises (Muelle de Ereaga, 4), que en sus cien años podría escribir la crónica social y empresarial de la zona y que fue sede de la selección inglesa en el Mundial de Fútbol de 1982.

14.30 Pinchos en el Puerto Viejo

Y ya metidos en harina, la ruta nos lleva derechos al Puerto Viejo de Algorta (10). Sus inconfundibles escalinatas son un asiento natural para tomar al sol una caña, un vino o un txakoli, un caldo que ha pasado de ser el pobre de la barra a estar entre los más cotizados gracias a elaboraciones muy cuidadas (no todos son iguales, el vizcaíno es más reposado frente al guipuzcoano, más burbujeante). Y, cómo no, acompañar la bebida con pinchos de las tabernas y restaurantes a la vista, como Itxas Bide (Muelle de Ereaga, 16) y Arrantzale (Portu Zaharra, 3); el asador Puerto Zabala (Aretxondo, 20), con cocina casera y, como en los anteriores, pescados que van directamente del mar al horno (estamos en territorio de pescadores), y, más tranquilo, el Karola Etxea (11)(Aretxondo, 22).
Desde la playa de Arrigunaga, arenal de Getxo que supera los 600 metros de longitud, se puede realizar la ruta de los acantilados de La Galea.ampliar foto
Desde la playa de Arrigunaga, arenal de Getxo que supera los 600 metros de longitud, se puede realizar la ruta de los acantilados de La Galea. GONZALO AZUMENDI

18.00 Fuerte de vigilancia

Después de este homenaje, es la hora de lanzarse al otro gran paseo por la costa: desde la playa de Arrigunaga (12), al lado del puerto, la meta es La Galea o ruta de los acantilados. Se puede llegar en metro o autobús, pero, si se está en condiciones, sería imperdonable no caminar esos 5,6 kilómetros que se suelen comparar con los acantilados de gres blanco de Normandía y los de Dover en Inglaterra. Y no hay que perderse el fuerte (13) del siglo XVIII para vigilar el tráfico comercial hacia Bilbao, único ejemplo de construcción militar que se conserva en Bizkaia, ni el cementerio de Nuestra Señora del Carmen (14), sobre todo para mitómanos, porque ahí descansan algunos próceres de la zona en los panteones más majestuosos de Bizkaia.

21.00 Tortilla en el Molino

No hay mejor sitio en Getxo para recalar que El Molino (15) (Galea Errepidea, 30), también del siglo XVIII. Famoso por su tortilla de patatas para cualquier momento en la terraza de la cafetería, su restaurante, Cubita, es una magnífica elección para cenar contemplando la belleza de la puesta de sol y rematar con una copa y el horizonte del puerto de El Abra. Y para los más intrépidos: volver al día siguiente a la playa Salvaje (16) (de nombre oficial Barinatxe, de 752 metros), punto final de un municipio, Getxo, y principio de otro, Sopelana, tomando un baño (el nudismo suele practicarse en los laterales) o subido en una tabla de surf al ritmo de sus famosas olas.