domingo, 23 de abril de 2017

Bilbao estrena palacio



El 17 de Abril de 1892, el alcalde de Bilbao, Gregorio de la Revilla e Ingunza, decide realizar el Pleno Municipal en el antiguo Consistorio (junto a San Antón) con traje de etiqueta y cita a los concejales a las 10 de la mañana. Tras un breve acto, procesionan a pie hasta el nuevo edificio consistorial, situado en el solar del antiguo convento de San Agustín. Una vez allí celebran la primera sesión plenaria tras una especial y obligada bendición del inmueble por el capellán municipal. Toda la ciudad se ha vestido de fiesta. Se despiden del viejo edificio de San Antón y emprenden el camino procesional, con sus enseñas y sus maceros, a través del Casco Viejo, por las calles Tendería y Correo, hacia El Arenal y Sendeja, hasta llegar a la nueva Casa de la Villa.
Bilbao está de estreno. Inaugura el edificio del Ayuntamiento y, con él, la nueva centralidad administrativa de la Villa. Desde su situación privilegiada, al borde de la ría del Nervión, va a ser testigo privilegiado de los cambios y evolución de la ciudad. La Casa Consistorial de Bilbao pasa por ser uno de los edificios más singulares de España. "Se disparan multitud de cohetes y chupinazos y se iza en el balcón principal una hermosa bandera de la matrícula de Bilbao", relata la Prensa de la época. Declarado en 1977 monumento histórico artístico de carácter nacional, el palacio de la Villa tiene, sin embargo, sus detractores, que discuten incluso la originalidad de su traza. Entre otras comparaciones, le buscan parentescos con la Ópera de París y el Ayuntamiento de Tours (Francia). Nadie se atreve a polemizar sobre su monumentalidad. La obra del laredano Joaquín Rucoba (1844-1919), una manifestación del eclecticismo de estilos de entresiglos, alcanza merecida notoriedad desde que se esboza, y las guías contemporáneas lo describen como un magnífico palacio.
Aparentemente es un edificio compacto de planta rectangular desarrollado en cuatro niveles, pero su volumetría es compleja y rica en detalles. Una muestra es su fachada principal. El primer piso tiene arcos de medio punto con molduras y medallones en las impostas; destacan las tres crujías que se adelantan respecto de la fachada, con bustos y con despiece rehundido de las dovelas de los arcos. En el principal, los vanos son adintelados y se rematan con frontones curvos con el tímpano cubierto de follaje esculpido. La moderación del conjunto se altera con el descarado ejercicio neohistórico del salón de recepciones conocido como Salón Árabe, explica Elías Mas, exarquitecto municipal. "Este trabajo decorativo, que tiene sus ecos y correspondencias en algunos otros pocos expedientes arquitectónicos en la Villa, recurre al estilo nazarí para proporcionar un ambiente exótico y elegante que, hoy en día, caracteriza, más aún si cabe, el valor y significado de la obra del arquitecto cántabro".
Ese "salón de fiestas", que se compara con el de la Bolsa de Oporto, constituye la dependencia más grandiosa y sorprendente del Ayuntamiento, con detalles de filiación claramente nazarita. Al igual que en el caso de La Alhambra, las arquerías del Salón Árabe tienen un carácter decorativo y enmascaran la auténtica estructura adintelada. Las barras que sujetan los cortinajes simulan los tirantes presentes en algunos patios nazaritas. La parte inferior de los paramentos presenta un zócalo de alicatado con motivos de lacería y un remate escaleriforme. Aquí, dominan los colores rojo, azul y blanco, como ocurría en la azulejería granadina.
Además de Rucoba, en el edificio trabajan los escultores bilbaínos Vicente Larrea, Bernabé de Garamendi y Serafín Basterra, que por ese tiempo forman grupo en un taller de La Ribera, y que se encargan de muchas de las estatuas y bustos que adornan la fachada. Tomás Fiat, que mantiene su estudio en la calle del Cristo, también contribuye con su obra en la decoración. Gustave Cardé se encarga de parte del mobiliario, en especial de la mesa del alcalde, sillería y pupitres del salón de sesiones, hechos de madera de nogal y realizados en Burdeos. El ebanista local Juan Elorza aporta más muebles de otras dependencias. 
En el centro del tejado se eleva un campanil, de considerable altura, que aloja el campanario del reloj situado al pie del mismo. La torrecilla forma con la triple arquería central del inmueble y la escalinata inferior de la entrada principal un dinámico eje de simetría, que agiliza la pesada masa rectangular del resto. El Consistorio espera el término de las obras con cierta expectación. Las dependencias municipales se quedan pequeñas y Bilbao clama por el nuevo edificio. La Villa asiste a un profundo desarrollo urbanístico, demográfico y económico. Con toda la solemnidad posible, la Corporación abandona la casa contigua a San Antón, donde ha permanecido al menos tres centurias, e inaugura su nueva sede.
Salón de plenos de la Casa Consistorial.
Salón de plenos de la Casa Consistorial. 
Suculenta comida
El café Suizo, el restaurante más prestigioso de la época, se encarga de la suculenta comida con la que el Consitorio celebra el acontecimiento y a la que se ha invitado a noventa personas. El menú, escrito en francés, se compone de cinco entrantes, dos platos de pescado, otros tantos de carne y cuatro postres, convenientemente regados con los mejores vinos de Burdeos y champán francés; el coste por persona alcanza las 8 pesetas (25 euros de hoy). "Hors d'ouvre varíes, consomé de Volaille, dame de saumon au beurre Montpeller, buisson de coquillages grevettes, chevieuil a la puree de truffes, pain de foigras ala Bellevue, chaufroid de galantine de cailles de Perigord, rosbif glacé au Madere, fromages glacés a forange mandarine a la creme de Vanille. Desserts variés Caté. Vins: Chatean Yquem, Rhin, Tokayer 1874, Bourgogne, Oporto 1843, Chanpagne Cristal y liqueurs: Grand Fine, Champagne, Chartreusse, Anisete y Rhum de Jamaica". Pero no solo los invitados gozan de este impresionante menú. Los socorridos de la beneficiencia domiciliaria y los asilos también degustan un rancho extraordinario.
A los brindis, hablan Eduardo Victoria de Lecea, alcalde iniciador de las obras de la nueva Casa de la Villa, e intervienen también los concejales Undabarrena, Terán, Alzola, Barcaiztegui, León y Oleaga; el alcalde Revilla redondea el acto. El periódico 'El Noticiero bilbaino' elogia en verso el nuevo edificio: "Al trabajo consagrado/Bilbao su radio ha ensanchado/por modo que maravilla/y un palacio ha levantado/para casa de la Villa./Brindo pues porque el suntuoso/palacio, de arte coloso/que hoy su apertura festeja/conquiste un nombre glorioso/como el de la Plaza Vieja".
En la fachada, figuran los bustos de algunos de sus más ilustres personajes: Diego López de Haro, fundador de la Villa; el cardenal Gardoqui, relevante orador y político que elevó a basílica la iglesia de Santiago; Juan Martínez de Recalde, almirante de la Armada Invencible y alcalde de Bilbao; Tristán de Leguizamón, ilustre bilbaíno y antiguo propietario de los terrenos que ocupa el edificio; y Nicolás de Arriquíbar y Mendoza, economista y miembro de Mérito y Benemérito de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País.
El edificio ha sido el centro neurálgico de todos los acontecimientos más importantes ocurridos en la ciudad. A sus balcones se han asomado muchos de los protagonistas de la vida bilbaína. Y en sus escalinatas se han organizado recibimientos y despedidas a los 'héroes' de la Villa. La celebración de este siglo y cuarto de vida es discreta y casi pasa desapercibida. Salvo por los estandartes que cuelgan de las ventanas y balcones de la facha principal, nadie diría que Bilbao conmemora esta efeméride. El Ayuntamiento lo celebra con la puesta en marcha de un nuevo sistema LED de iluminación monumental interior y exterior del histórico edificio, que mejora la luminosidad y la eficiencia energética con un ahorro de hasta el 90% del consumo de electricidad. También actualiza y renueva el apartado 'Conoce el Ayuntamiento' de la web municipal www.bilbao.eus, que cuenta con nuevos elementos navegables que permiten conocer la riqueza artística y arquitectónica del edificio diseñado por Joaquín Rucoba; e incluye un sencillo formulario web para poder concertar visitas guiadas a la Casa Consistorial. La sección se completa con una versión actualizada de la publicación turística 'La Casa de la Villa de Bilbao', una selección de imágenes históricas sobre el Ayuntamiento, y el acceso a la enciclopedia bilbaina online Bilbopedia. También ha participado en la edición del cupón diario de la ONCE del pasado martes, día 18. La fachada principal de la Casa Consistorial bilbaína aparecía en 5,5 millones de ejemplares, justo un día después de que se cumplieran 125 años del traslado de la Corporación Municipal a su ubicación actual.
Bilbao estrena palacio
Tampoco en 1917, en las 'bodas de plata' del Consistorio, se celebra la efeméride, porque las cosas no están para mayores alegrías, lo mismo que en 1942, año de las 'bodas de oro' consistoriales, en plena posguerra y con las arcas de la villa llenas de telarañas. Sin embargo, al llegar el 75 aniversario de la Casa Consistorial ('bodas de diamante' o 'brillante', según algunos), en 1967, la Corporación municipal, presidida a la sazón por el alcalde Javier Ybarra y Bergé, considera oportuno programar una serie de actos y fiestas conmemorativas. Según relata Manuel Basas, archivero de la ciudad, el domingo, 16 de abril, un concurso de pintura al aire libre, salida de los gigantes y cabezudos e iluminación de la fachada del Ayuntamiento; el viernes, 21, concierto extraordinario en el teatro Buenos Aires; el sábado, 22, festejos populares en El Arenal, concierto en la Plaza Nueva y fuegos artificiales, y el domingo, 23, solemne misa cantada y orquestada en San Antón con asistencia de la Corporación en pleno, a mediodía, unos juegos florales en el Teatro Arriaga seguidos de un almuerzo de autoridades e invitados, en el Salón Arabe, descubriéndose los retratos de los alcaldes Eduardo Victoria de Lecea y Gregorio de la Revilla, que iniciaron y concluyeron las obras del Ayuntamiento. 
Un austero programa de actos, que congregó a 127 corporativos y exconcejales, protagonizó el centenario de la Casa (1992). Una celebración que los responsables municipales se despacharon sin apenas gastos: 135.000 pesetas más IVA en un lunch «sin exceso en la cantidad» y otras 50.000 en una guirnalda rojiblanca para decorar el exterior del palacio, según publicaba EL CORREO. Los inquilinos del consistorio recibieron unas insignias y firmaron en el libro del centenario. Una bella reproducción del palacio de Rucoba, realizada con 71 kilos de chocolate, apareció en el salón árabe. El alcalde Josu Ortuondo donó la tarta a los niños de La Casilla.
Desde ese primer 17 de abril hasta hoy, esta sede del Gobierno municipal ha conocido a 49 Corporaciones, presididas por 30 alcaldes y una alcaldesa, a quienes acompañan algo más de un millar, aproximadamente, de concejales. Y sigue siendo el centro neurálgico de la Villa y sus ciudadanos

sábado, 22 de abril de 2017

Un paseo por la ría de Bilbao: historia de una transformación


Vistas del Casco Viejo de Bilbao.
Vistas del Casco Viejo de Bilbao. TANIA CUBILLO 
El 22 de octubre de 1993 se colocaba la primera piedra de lo que sería el Guggenheim de Bilbao. El espacio elegido para emplazar el icónico museo de arte contemporáneo diseñado por el arquitecto Frank Gehry fue un antiguo muelle de uso portuario e industrial. Como resumiría la cadena EiTB en el parte de noticias de ese día, este era el símbolo de que el pasado industrial le daba “paso al mundo cultural del Bilbao metropolitano.”
Vista del puente de La Salve y el museo Guggenheim desde la margen derecha de la ría.
Vista del puente de La Salve y el museo Guggenheim desde la margen derecha de la ría. TANIA CUBILLO
Esa piedra significaba el principio del fin de un área metropolitana donde las siluetas de los astilleros ya cerrados y las fachadas de unos desconchados Altos Hornos todavía delineaban el paisaje urbanístico. Industrias que desde finales del XIX habían marcado el ritmo de la cultura y memoria colectiva a los dos lados de la ría del Nervión y que durante los noventa se eliminaron para poco a poco dejar paso a las delicias arquitectónicas que conforman el Bilbao de hoy en día. Esta rehabilitación sería aclamada a nivel europeo y mundial si bien conllevó largos años en los que paro, huelga y heroína estuvieron a la orden del día. La ría, arteria aorta depurada, ha sido siempre el primer testigo de la transformación. Propongo dar un paseo por sus meandros para descubrir ciudad e historia de Bilbao.

De “lo viejo” al Guggenheim

Comenzando el recorrido por el Casco Viejo se puede descubrir el núcleo originario de la ciudad, que cuenta con más de 700 años de vida. Por el estilo de los edificios y las calles se adivina que esta fue en una villa pesquera. Su localización estratégica para el comercio europeo pronto la convertirían en un importante foco del tráfico mercantil y portuario. Como dato curioso, y para orgullo de los bilbaínos, hay una insignia situada frente al ahora reformado mercado de abastos que asegura que a ese puerto llegó en torno a 1868 Chocolat, un esclavo cubano que acabaría convirtiéndose en el primer payaso negro que triunfó como estrella de circo de la Belle Époque francesa. Pero probablemente el mayor atractivo de esta zona, además de puntos como la Plaza Nueva, la basílica de Begoña o la catedral, son sus bares y sus “pintxos”.  
Siguiendo por la margen derecha de la ría, junto al Ayuntamiento, pronto se divisa una gran escultura del color del acero de un barco, como los que antes surcaban aquellas aguas. Los locales la llaman “txapela a medio lao” pero en realidad es una reproducción a gran escala de Variante ovoide de la desocupación de la esfera, un análisis del vacío realizado por el famoso escultor vasco Jorge Oteiza. El vacío que existía entre las dos orillas del Nervión prácticamente no existe desde que se añadieron los nuevos puentes de Zubi Zuri (puente blanco), la Salve y la pasarela de Pedro Arrupe. El primero, obra de Calatrava y quebradero de cabeza para más de un bilbaíno por estar construido con unos materiales resbaladizos no aptos para un clima tan húmedo, guía hacia la conocida Puerta de Isozaki ( Isozaki Atea). Esta es un conjunto de siete edificios diseñados por el japonés Arata Isozaki y presididos por dos torres gemelas de 83 metros de altura que conectan la entrada al barrio del primer Ensanche y la ría.
Puente Zubi Zuri y puerta de Isozaki.
Puente Zubi Zuri y puerta de Isozaki. TANIA CUBILLO
Si todavía no se ha pasado al margen izquierdo atraído por la majestuosidad de la puerta Isozaki, y la gran oferta de centros culturales y galerías situados tras ella, el paseo de los puentes continúa hasta llegar al buque insignia de la ciudad: el museo Guggenheim. Obras de artistas como Louise Bourgeois, Eduardo Chillida, Yves Klein o Jeff Koons decoran los alrededores de esta piedra angular en el proyecto de reconversión. Por su interior permanecen y pasan cada año referentes del arte contemporáneo y las vanguardias. Próximamente el museo albergará la exposición temporal París, fin de siglo: Signac, Redon, Toulouse-Lautrec y sus contemporáneos. Una retrospectiva del arte, agitación y cambios culturales que se produjeron en el Paris de finales del XIX.
Pero la transformación de Bilbao continúa.  Entre las ultimas rehabilitaciones a mencionar está la alhóndiga, antiguo almacén de vinos abandonado durante más de treinta años y que abrió sus puertas en 2010 como centro de ocio y cultura. El edificio, denominado Azkuna Zentroa en honor al alcalde Iñaki Azkuna, busca dinamizar la cultura en la vida cotidiana de la ciudad poniendo al alcance de todos exposiciones, mediateca y cine, entre otros recursos. Este podría considerarse uno de los más claros exponentes del plan de reconversión comenzado hace más de 25 años. Porque no solo se han rehabilitado las fachadas de la ciudad para estar a la vanguardia estilística de los principales destinos europeos, sino que se ha promovido que la ciudadanía evolucione con ella.

De los ochenta al presente: el punk de Eskorbuto y la desindustrialización

El puente colgante de Vizcaya visto desde la margen izquierda de la ría (Portugalete).
El puente colgante de Vizcaya visto desde la margen izquierda de la ría (Portugalete). TANIA CUBILLO
Quizás los tres hitos determinantes para el comienzo de la transformación fueron la limpieza de la ría, el Guggenheim y la construcción del metro de Bilbao que conectó todos los municipios colindantes. Y es que ya solo 27 minutos separan el Casco Viejo de la salida al mar. Allí ría y mar se abrazan ante la mirada del puente colgante de Vizcaya, patrimonio de la Humanidad (declarado por la UNESCO en 2006) y herencia material de lo que una vez fue una sociedad industrial. Pero ¿dónde queda la memoria de los años de la transformación? ¿qué pasó en esa transición? Dicen que todo aquello quedó documentado en la producción musical de los ochenta. En aquella década, mientras en Madrid bullía la movida, en el País Vasco se producía una eclosión de bandas punk y punk-rock sin precedentes con formaciones como Eskorbuto, Cicatriz o Las Vulpes, entre otras. Por lo general, en sus canciones no es que augurasen un futuro muy halagüeño: generación de “Baby boomers” sin perspectivas de trabajo, y con el terrorismo y la heroína de telón de fondo.
Probablemente las letras de Jose María (“Iosu”) Expósito y Juanma Suárez, voces, guitarra y bajo de la banda punk Eskorbuto, fueron de las más atinadas.  Estos dos amigos se criaron en Santurce, una de las localidades de la margen izquierda de la ría que más se vio afectada por la reconversión industrial. Como ocurrió con muchos jóvenes vascos de la época, ante la inexistencia de trabajo montar un grupo fue en un principio una forma de matar el tiempo.  Pero sus temas acabarían siendo dardos hacia una sociedad que, como ellos definieron, se encontraba en estado “esquizofrénico.”
Mural y escultura en homenaje al grupo de música Eskorbuto (Santurce).
Mural y escultura en homenaje al grupo de música Eskorbuto (Santurce). TANIA CUBILLO 
La discografía de Eskorbuto es hoy una radiografía de unos años cargados de pesimismo: “el pasado ha pasado, y por el nada que hacer; el presente es un fracaso y el futuro no se ve”, decían unas de sus letras. La banda dejaría de sonar en 1992 con la prematura muerte de sus líderes por complicaciones de salud. Hoy un mural y una pequeña escultura erigidos recientemente en una callejuela de Mamariga, barrio de Santurci donde nació y vivió Iosu Eskorbuto, rinden homenaje a esta banda. El resto queda en el recuerdo de aquellos que sobrevivieron los excesos de los ochenta.
Menos de un año después de que las voces de Eskorbuto callaran, el lehendakari Jose Antonio Ardanza colocaba junto a Peter Lawson, entonces presidente de la fundación Guggenheim, lo que sería la primera piedra del museo de arte contemporáneo Guggenheim Bilbao.

viernes, 21 de abril de 2017

EVENTOS LITERARIOS Bilbao celebra el Día del Libro con eventos y la poesía de Sarri



Dicen que la letra con fiesta entra. Quizás por ello, la Unión Internacional de Editores propuso en 1995 establecer un Día Mundial del Libro, con el objetivo de fomentar la lectura, y homenajear a tres grandes de la literatura: Miguel de Cervantes, William Shakespeare y el Inca Garcilaso de la Vega, que fallecieron o fueron enterrados el 23 de abril de 1616. 
En más de 100 países del mundo se celebran eventos literarios y festivos y los libros salen a la calle. Como cada año, Bilbao se suma también a la celebración. El alcalde de la capital vizcaina, Juan Mari Aburto, representantes del mundo del libro y autores como Toti Martinez de Lezea, Jon Arretxe, Pedro Ugarte o Inma Roiz visitarán en El Arenal el tradicional recinto, organizado cada año por la Asociación de Libreros y Libreras de Bizkaia, y en el que los bilbainos y bilbainas podrán adquirir libros clásicos y de novedades en los numerosos estands. Según una encuesta del Observatorio Vasco de la Juventud, el 42 por ciento de los vascos lee por placer. 
Por otro lado, el Ayuntamiento ha anunciado que, como es habitual, el área de Cultura contará también con una caseta dentro de la feria del Día Internacional del Libro. En este espacio, se podrán adquirir todas las publicaciones editadas por el área y cada compra se acompañará del tradicional clavel de regalo. 
ANTOLOGÍA POÉTICA La biblioteca bilbaina de Bidebarrieta se sumará también a la celebración. Será el lunes, 24 de abril, cuando se presente al público la primera antología de Joseba Sarrionandia en euskera y castellano, titulada ¿La poesía está muerta? Hilda dago poesia?, que la editorial Pamiela publicó el pasado mes de diciembre. El acto consistirá en la lectura de algunos poemas por parte de Beñat Arginzoniz y José Fernández de la Sota, la música en directo de Inés Osinaga y la proyección de vídeos de Eñaut Elorrieta, Mikel Laboa y Ruper Ordorika. 
La actividad se desarrollará a partir de las siete y media de la tarde en el espacio Bidebarrieta Kulturgunea, con entrada libre. Además, se retransmitirá en streaming a través de la página web www.kulturguneatb.eus. 
¿La poesía está muerta? Hilda dago poesia? es una antología de poemas seleccionados, reordenados y traducidos por su autor, precedidos por un prólogo también de Sarrionandia. “Se trata de la primera y esperada traducción de la poesía de uno de los referentes de la literatura vasca actual”, han destacado desde el Consistorio. 
“Es una primicia para el lector no euskaldun, pero el libro también es novedoso para el público que lee en euskera porque Sarrionandia da a los poemas otra vida en otra lengua”, ha comentado José Ángel Irigaray, responsable de Pamiela. 
En concreto, se compone de 114 poemas, firmados entre 1980 y 1995, “en los que Sarri habla, entre otras cosas, del exilio, el desarraigo, la muerte, las torturas y la cárcel, la cual conoció durante cinco años, hasta su fuga en 1985 de la prisión donostiarra de Martutene junto al también preso de ETA Iñaki Pikabea. 
De los poemas elegidos, hay uno escrito en inglés y tres en portugués, entre ellos su Mensagem ao Bernardo Atxaga, que como él perteneció al grupo literario POTT junto a Jon Juaristi, Joxemari Iturralde y Ruper Ordorika, entre otros. Figuran también 37 poemas a los que han puesto música cantautores como Mikel Laboa, Jabier Muguruza, el propio Ordorika y grupos como Oskorri, Berri Txarrak y Gose, entre otros, y canciones que se habían publicado de forma dispersa en revistas y libros. 
POEMAS Los poemas del primer apartado, Hijos de la madrugada, están tomados de Izuen gordelekuetan barrena (editado en 1981 y reeditado en 2014) y Marinel zaharrak (1987). Los Poemas de la cárcel se han escogido del libro Gar-tzelako poemak (editado en 1992 y reeditado en 2011). 
Los apartados Hnuy illa nyha majah yahoo, El mundo es ancho y ajenoNuestros antepasados y los hijos de los hijos de los hijos...Nudos marinerosMercado negroMonógamos imperfectos, Celdas que no quedaron vacías y Muertos han sido recogidos del libro Hnuy illa nyha majah yahoo (editado en 1995 y reeditado en 2014). En la última sección, Hilos y canciones, se reúnen algunos poemas y letras que se han publicado “dispersos” en revistas y discos. 
El acto será presentado por José Ángel Irigaray, de la editorial Pamiela, y contará con la participación de Beñat Arginzoniz y José Fernández de la Sota, que recitarán algunos poemas de Sarrionandia. Además, se ofrecerá la música en directo de Ines Osinaga, de Gose, y la proyección de vídeos de Eñaut Elorrieta, Mikel Laboa y Ruper Ordorika, y José Julián Bakedano llevará a cabo una semblanza del autor. 
La publicación del libro coincide con la aparición de Sarrionandia en Cuba para dirigir una cátedra del Instituto Etxepare, tras 30 años en paradero desconocido. El escritor se hizo cargo el pasado mes de noviembre de un lectorado del Instituto Etxepare en La Habana, fruto de un convenio de colaboración firmado en 2015 con la Universidad cubana. 
Pese a que en estas décadas se han editado sus ensayos, poemas y novelas, nunca había hecho apariciones públicas, tampoco para recoger el Premio Euskadi de Literatura en Euskera, en la modalidad de ensayo, que se le concedió en 2011, lo que dio lugar a la polémica en algunos sectores. 
Sarrionandia, Sarri, nació en Iurreta en 1958, estudió Filología Vasca y fue profesor de Fonética en la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

jueves, 20 de abril de 2017

Seis pianos de cola en la calle para quien quiera tocar en Bilbao




 Mañana viernes Bilbao se convertirá en un escenario al aire libre con seis pianos de cola a disposición de cualquier persona que los quiera tocar. 

Los instrumentos estarán situados en espacios emblemáticos de la capital vizcaína, entre otros junto al Museo Gugenheim-Bilbao. De esta manera, bilbaínos y turistas que se encuentren mañana viernes en la ciudad podrán disfrutar de esta iniciativa, bien sea tocando alguno de los pianos o escuchando las interpretaciones de los músicos profesionales y aficionados que se animen a hacer sonar uno de estos instrumentos. 

Los pianos estarán disponibles entre las 10:00de la mañana  y las 20:00de la tarde.  Además, los mejores momentos se podrán compartir en las redes sociales a través de fotografías, vídeos y mensajes con la etiqueta #PianosEnBilbao.

Para cerrar la jornada, la Orquesta Sinfónica de Bilbao, dirigida por Lorenzo Viotti, interpretará un gran concierto en el Palacio Euskaldauna a las 19:30 horas, en el queparticipará el ganador del 62 Concurso Maria Canals Barcelona, Hiroo Sato, con piezas de Brahms y Mozart. 

La iniciativa‘Tu ciudad se llena de pianos’ tiene como objetivo promover la divulgación y la práctica universal de la música a través de la participación ciudadana. Se trata de una de las actividades más destacadas que organizan conjuntamente la Fundación Jesús Serra y el Concurso Maria Canals para acercar la música a la población de toda la geografía española.

La estrecha colaboración entre la Fundación Jesús Serra y el Concurso Maria Canals ha permitido llevar esta actividad cultural a varias capitales como Barcelona, Madrid, Bilbao, Sevilla, Salamanca y Cádiz. Este año, las próximas ediciones de Pianos en la Calle se celebrarán en Toledo y Madrid, el 13 de octubre y el 26 de octubre respectivamente.


Las localizaciones de los 6 pianos en Bilbao


1. Museo Guggenheim Bilbao
2. Cruce Ercilla-Rodríguez Arias
3. AzkunaCentroa (La Alhóndiga)
4. Cruce Diputación-Arbieto
5. Gran Vía, junto a El Corte Inglés
6. Plaza Santiago (Catedral)


Sobre la Fundación Jesús Serra
La Fundación Jesús Serra nace en el seno de Grupo Catalana Occidentecon el objetivo de canalizar los proyectos de patrocinio y mecenazgo que el Grupo ya había ido desarrollando a lo largo de un siglo. Hoy en día, la Fundación, que lleva el nombre del fundador del Grupo, participa en proyectos en ámbitos como la música, la docencia, la investigación, el deporte y la acción social. 
Sobre el Concurso Internacional de Música Maria Canals
El Concurso Internacional de Música Maria Canals, instaurado en el año 1954 y decano de los concursos musicales en España, es una cita anual de referencia en la escena internacional del piano. Maria Canals y su marido RossendLlates fueron los creadores del Concurso, con la colaboración de personas y familias vinculadas a la sociedad civil de Barcelona. 
En el año 1958 el Concurso se convirtió en miembro de la Federación Mundial de Concursos y a día de hoy es el único concurso catalán que forma parte de esta organización. Actualmente, es uno de los certámenes con mayor proyección internacional y prestigio del mundo. Este año se ha celebrado la 63a edición del Concurso, que ha contado con la presencia de 81 jóvenes pianistas procedentes de 30 países. 

lunes, 17 de abril de 2017

Próximo escenario de Juego de tronos. Flysch de Zumaia

El Bilbao de la luz negra





El reputado fotógrafo Carlos Cánovas no olvida la melancolía que se respiraba cuando los operarios apagaron los dos últimos altos hornos de Sestao: «Me acuerdo nítidamente de la sensación que emanaba del acto, todos compartíamos la impresión de que algo se moría y esa misma idea me acompañó durante el periodo en el que me dediqué a retratar el entorno de la ría». Entre 1993 y 1994 el autor navarro llevó a cabo un preciso registro visual de una urbe a punto de mudar de piel e identidad, de perder su pasado industrial y abrazar el futuro como ciudad de servicios.
Este testigo del declive fabril no echa en falta precisamente las numerosas factorías y almacenes que jalonaban las riberas, sino la atmósfera que envolvía su intensa actividad. «Desapareció aquella luz negra de la que tanto se hablaba y que atravesaba los espacios oscuros de Bilbao, el halo que le confería su identidad sórdida y dramática». La transformación, entonces tan sólo diseñada en los despachos institucionales, se iba a llevar mucho más que el perfil industrial del Nervión. «Pensamos que se fue lo físico y visible, pero, en realidad, creo que lo que más pesaba era de tipo anímico, porque lo que estaba en trance de desaparecer era nada menos que la memoria de varias generaciones».

Cuarenta imágenes extraídas de sus expediciones entre Bilbao y El Abra forman parte de su exposición 'En el tiempo', recién inaugurada en el Museo Universidad de Navarra y que podrá visitarse hasta el próximo 1 de octubre. La serie de la ría es fruto de dos encargos consecutivos que le condujeron a elaborar su particular registro de la decadencia industrial. En 'Ría de Hierro', comisariada por Ramón Esparza, compartió escena con autores como John Davies o Gabriele Basilico, mientras que el colectivo 'Bizkaiari Begira' lo unió a Miguel Sánchez Ostiz en una iniciativa que amalgamaba plástica y literatura bajo la dirección de Leopoldo Zugaza. «He revisado aquel material y las piezas son nuevas copias o instantáneas de ambos proyectos que no se llegaron a mostrar», indica. «Me dijeron que el área iba a cambiar y me pedían un testimonio desde la absoluta libertad de elección».

Grúas sobre aguas turbias
'Paisajes sin retorno' es el título del apartado dedicado al eje industrial vasco dentro de la exposición 'En el tiempo'. Aporta la tercera parte de las obras exhibidas en Pamplona y constituye un hito fundamental, tanto dentro de su periplo creativo como de la fotografía documental realizada en nuestro país. La muestra, comisariada por Juana Arlegui, reúne 130 obras de gran formato y más de la mitad son inéditas. El recorrido comprende seis series fieles a un estilo muy personal que, durante cuatro décadas, ha fijado su interés en las periferias porque, según el autor, «desarrollan mejor la personalidad de cada población». Las víctimas propiciatorias del crecimiento cuantitativo y cualitativo también son las que mejor representan a los habitantes del medio urbano. «En el interior de la ciudad nos lavamos la cara y aquí palpita la vida», apunta. En su opinión, estos lugares de transición demandan, a pesar de su precariedad, su propia estética y poética.
Las grúas se inclinan sobre aguas que se antojaban permanentemente turbias y los densos gases ascienden desde chimeneas que ya sólo perviven en el recuerdo de los adultos. «El encargo fue una feliz coincidencia porque tenía la intención de trabajar en Bilbao», confiesa. «Siempre me había atraído su potencia visual». Aunque reconoce la fascinación que experimentaba por los emblemáticos Altos Hornos, contemplados desde una u otra orilla, el fotógrafo señala que el mayor impacto provino de espacios heterogéneos donde podía encontrar callejones, muros de propósito olvidado y naves víctimas del vandalismo junto a empresas que seguían en activo. «Eran mezclas muy especiales».

El cambio de siglo se llevó consigo esas amalgamas y buena parte de la arquitectura industrial. «Me gusta esa franja indeterminada con edificios nacidos sin vocación de continuidad, lugares que recorremos habitualmente sin reconocerlos porque no los miramos», indica. Entonces, cuando elegía uno de esos objetivos aparentemente triviales, situaba enfrente una cámara de grandes dimensiones que precisaba de un trípode. «Se trataba de un proceso muy lento».
El artista no puede imaginar un testimonio plástico de aquel entorno que no fuera en blanco y negro. «Era el color que mejor los definía», defiende. Ahora duda sobre el abordaje visual que demanda la villa renovada y su actual oferta comercial y cultural. «No quiero juzgar cuál de los tiempos fue mejor, bueno, quizás el presente», admite. «Tampoco sé cómo trataría hoy los mismos escenarios. Quizás recurriría al color, pero debería enfrentarme de nuevo a ellos y, sí, creo que dudaría».

viernes, 14 de abril de 2017

Un trocito de Francia en Bilbao



Le jardin gourmand

LE Jardin Gourmand es una isla de tranquilidad y buen gusto en medio del ajetreo de la urbe. Atravesar el umbral de este multiespacio, que conjuga tienda y cafetería-comedor-salón de té, es trasladarse al París más clásico por sus exquisitos detalles de flores, delicada vajilla, utensilios del servicio de mesa y todos los accesorios y piezas de mobiliario y decoración que los regentes del negocio han traído de Francia para ambientar por ellos mismos el establecimiento como “un trocito de Francia en Bilbao”. 
La idea de esta pareja francesa era hacer un salón de té distinto a los bares al uso, donde reina un ambiente tranquilo, silencioso y con una atención especial. “Que alguien elija venir a nuestra casa es ya para nosotros un gran placer”, aseguran. A todos sus clientes les ofrecen atención personalizada, cercana y con ese sabor francés omnipresente en el local. Y es que en el servicio al cliente cuidan hasta el último detalle, para que se sienta bien acogido, como en casa. Todo endulzado por música suave, parisina, que acompaña la estancia de sus clientes haciendo más agradable, si cabe, la visita. 
Abierto hace cuatro meses en el centro de la capital vizcaina, además de su especialidad, los tés de Francia, en sus mesas se puede tomar un café, degustar una copa de vino o un champán francés con caprichos gourmet como el foie grass, embutidos, quesos franceses, patés, una deliciosa Kiche Lorraine, ensaladas, postres... 
Todos sus productos son artesanos, de pequeños productores del país galo. Además, de encargo elaboran dulces y preparan tablas de queso y de embutidos. 
En suma, un rincón especial abierto de martes a domingo.



jueves, 13 de abril de 2017

Bulegoa z/b: tiempo para pensar

Beatriz Cavia, Isabel de Naverán, Miren Jaio y Leire Vergara, en la puerta de Bulegoa zb.
Beatriz Cavia, Isabel de Naverán, Miren Jaio y Leire Vergara, en la puerta de Bulegoa z/b.MIKELESKAURIAZA
Bulegoa z/b surgió en 2010 como respuesta a un descontento. Beatriz Cavia, Isabel de Naverán, Miren Jaio y Leire Vergara estaban a vueltas con sus tesis doctorales sobre comisariado, coreografía, crítica y teoría social. Algunas de ellas habían coincidido en proyectos antes pero no se conocían mucho. Para salir del aislamiento académico y compartir sus pesquisas pensaron en la idea de alquilar una oficina en la que trabajar todas juntas. Fue en un momento que ellas veían crítico respecto al panorama institucional del arte contemporáneo en el País Vasco y en Bilbao. La gran pregunta de fondo era cómo hacer las cosas de otro modo y la respuesta fue diseñar un proyecto donde eran ellas las que lo decidían todo: cómo funcionar, qué criterios establecer, cómo repartir el tiempo de trabajo, cómo gestionar los recursos. Encontraron un local a pie de calle que había sido un ultramarinos y después una peluquería con cuatro cristaleras en chaflán y quedaron fascinadas con ese espacio que era de por sí un escaparate. Una visibilidad que aportó “una tensión positiva al proyecto, porque nos ayudó a considerar la responsabilidad de un programa público, abierto, de acceso libre y a la vez experimental”, dicen.
Por todo ello es uno de los espacios más singulares de la escena artística del país y una rara avis en el contexto vasco. No hay más exposiciones que las del discurso y las ideas, y lo importante aquí es el tiempo del arte, que tiene un ritmo propio, como las plantas. Todo se piensa colectivamente, el punto fuerte de este proyecto, aunque la discusión se expande a quienes habitualmente acuden a su programa, a los artistas cuya obra acompañan o producen, a las personas a las que invitan, y al equipo de gente que hacen que la oficina funcione siete años después.
Bulegoa z/b se define como un lugar de cruce entre la teoría y la práctica. ¿Qué tipo de teoría y qué tipo de práctica?
Desde el comienzo, Bulegoa z/b ha tratado de habilitar un espacio de cruce entre diversos modos de hacer, pensar e investigar. En un primer momento, nos interesó poner en relación nuestras propias prácticas: la sociología, la coreografía, el comisariado y la crítica. Queríamos aprender de los distintos recursos metodológicos empleados en nuestras investigaciones con la intención de romper con viejas jerarquías entre conocimientos que veíamos estancadas en el campo académico. Algunos proyectos y líneas del programa surgieron de esta preocupación inicial, como por ejemplo un glosario. No nos poníamos de acuerdo a la hora de interpretar conceptos básicos como “forma”, “performance”, “conocimiento” o “educación” que empleábamos en nuestras primeras reuniones, e invitamos a Isidoro Valcárcel Medina a que nos ayudara enviándole unos “vocablos de disenso”. Él respondió con definiciones que más tarde compartimos con un público que surgía del encuentro entre prácticas y saberes. Más adelante, hemos llevado a cabo otros proyectos curatoriales que también intentan desestabilizar las jerarquías entre saberes y su relación con la práctica. Este es el caso de EL CONTRATO, un proyecto de dos años de duración que realizamos en Azkuna Zentroa como estructura residente y que consistió en un grupo de lectura (durante diez meses y con sesiones cada quince días) y más tarde en una exposición que daba cuenta de las lecturas y reflexiones que habían tenido lugar durante el proceso colectivo al tiempo que mostraba obra de artistas que ayudaban a examinar la noción de “contrato” desde diversas esferas y procedimientos.
Interior de Bulegoa zb.
Interior de Bulegoa z/b.
¿En qué modo se trabaja con el contexto local? ¿Cuál es la posición respecto al contexto internacional?
La oficina se inscribe en un contexto artístico local muy rico y nuestro modo de trabajar con él surge de manera natural a través de invitaciones a artistas, comisarios/as, coreógrafos/as y pensadores/as a contribuir con lecciones, proyecciones, sesiones de lectura, performances... La oficina está situada en Solokoetxe, un barrio en el centro de la ciudad que poco a poco ha ido perdiendo su actividad comercial, pero que tiene una cohesión vecinal fuerte. Nos gusta reivindicar nuestra posición desde este margen de la ciudad en una pequeña colina desde la cual no se puede ver el Guggenheim. Nuestra posición respecto al contexto internacional es abierta, tratando en todo momento que se den encuentros fluidos entre lo local y lo internacional. Esta actitud se hace evidente a través de varias producciones que hemos realizado dentro de la red internacional Corpus dedicada a la producción y difusión de performance en la que participamos junto a If I Can’t Dance (Ámsterdam), Tate Modern (Londres), KW (Berlín), CAC (Vilnius) y Playground (STUK y M-Museum, Lovaina). En nuestras producciones para Corpus hemos trabajado indistintamente con artistas locales o internacionales como Israel Galván, Pedro G. Romero, Gema Intxausti, Amaia Urra, Olivier Foulon o Carla Zaccagnini.
¿Por dónde van los estudios de investigación que abarcan?
Las líneas de investigación surgieron tratando de aunar nuestras cuatro disciplinas y trayectorias profesionales. Por supuesto, sus definiciones se han visto transformadas en estos siete años, aunque siempre tratamos de mantener su centralidad, ya que articulan nuestras formas de hacer y ordenan nuestros intereses. Las líneas varían en forma y contenidos. Por ejemplo, en la línea de investigación EGB (Educación General Básica) se plantean formas de aprendizaje que, más allá de lo formal y reglado, permiten dialogar en torno a diferentes problemáticas e intereses. Dentro de EGB, organizamos “Lecciones”, sesiones pedagógicas impartidas por artistas como Sergio Prego, June Crespo, Iñaki Garmendia o Inazio Escudero, así como pensadores e investigadores como Juan Aranzadi, Francisco Tirado o Rivet.
'El libro por venir', con Esperanza Collado en Bulegoa zb.
'El libro por venir', con Esperanza Collado en Bulegoa zb.
Y los grupos de lectura, ¿cómo funcionan?
El grupo de lectura es una herramienta que venimos utilizando en proyectos como EL CONTRATO para abordar diferentes conceptos o líneas de pensamiento. En la actualidad, estamos realizando un grupo de lecturas sobre el concepto de Cosmopolítica que propuso Stengers en 1996, y que abordaremos a través de autoras como Haraway o Latour. En la actualidad, estamos realizando El ensayo de la exposición con AZ, un simposio internacional de comisariado que comenzó en 2016 y se desarrollará hasta 2019, y en el que contaremos con la presencia de artistas, comisarios y pensadores internacionales, y este año comenzamos una nueva línea a través de la propuesta de residencias artísticas, que serán de dos tipos: residencias invitadas y residencia por convocatoria pública y abierta para artistas. La artista invitada en esta primera edición será Olga de Soto, que hará una doble estadía en el País Vasco para presentar A Project Made of Voices.
En su programa, hablan de “una forma de conocimiento informe”. ¿Qué es?
“Formas de conocimiento informe” es una línea que en un principio nos ayudó a gestarnos y consolidarnos, que nos permitió investigar y presentar en nuestro contexto diferentes modelos que a nivel internacional llamaban nuestra atención y que conectaban con la forma de entender Bulegoa z/b. Una forma que estaba totalmente sin definir en esos momentos, y que tenía la intuición de resolverse en el hacer. Y así fue. A través de la invitación a diferentes colectivos de escala pequeña o mediana y auto-gestionada, comenzamos a trazar una red de contactos y conversaciones que iban incidiendo en nuestra forma de hacernos y de pensar. Algunos ejemplos son TkH (Teoría caminante) de Belgrado, el Laboratorio de Desclasificación Comparada (París y Santiago de Chile), Phil Collins y sus alumnos del DAI (Arnhem), Peter Friedl, Andrés Jaque y su Oficina de Innovación Política, o el coreógrafo Xavier Le Roy. Como parte de estas invitaciones surgieron nuevos proyectos. En la visita de TkH en 2010, Marta Popivoda presentó Cine_ilegal, y decidimos adoptar el formato en nuestro espacio. A día de hoy, después de haberse realizado en diferentes ciudades europeas, sólo continúa en Bilbao. Para su realización hemos contado con la colaboración de diferentes artistas que coordinan temporalmente el programa.
¿Cuáles son los límites de la institución para plantear alternativas desde el margen?
Bulegoa z/b nace en el margen y nace como institución. Es una situación paradójica. Por un lado, eres un espacio en una zona periférica y trabajas con una visibilidad pequeña en una ciudad conocida por el “efecto” visibilizador de una gran institución museística. Trabajas con la fragilidad de los espacios que operan al margen: las condiciones de trabajo son las que son y subir la persiana requiere esfuerzo. Asumimos que la precariedad es el coste de disfrutar de cierta autonomía, y tampoco olvidamos que hacer las cosas con cierta autonomía fue precisamente una de las razones por las que empezamos. Por otro lado, está la conciencia de que, por pequeña, frágil y poco visible que sea la oficina, desde el primer día en que subes la persiana, ya eres una institución. Las dinámicas de institucionalización son fortísimas, además de invisibles e imperceptibles. Se reflejan en los gestos cotidianos, en detalles pequeños y triviales. Es importante identificar y revisar las inercias y los hábitos adquiridos, frenar el anquilosamiento institucional y reorientar el impulso hacia otro lado. A diario nos preguntamos cómo ensayar nuevas maneras de trabajar, cómo evitar caer en los automatismos.
Y, ¿cómo trabajar de otro modo?
Una de las maneras de oponer resistencia ha sido la forma de trabajar con el tiempo. Somos una oficina de arte y conocimiento, y hacer arte y pensar son actividades que requieren tiempo. Las temporalidades de los procesos del arte y del pensar son distintas de los ritmos que impone la maquinaria de producción institucional. Tratamos de dedicar tiempo a hablar y a discutir, a dejar que las cosas reposen. Es importante el trabajo a largo plazo. Cuando colaboramos con otras estructuras procuramos no perder de vista esas cuestiones. Colaborar con otras instituciones implica una negociación. Hay una frase que le escuchamos en una ocasión a Joaquín Vázquez de BNV Producciones, una institución pequeña y periférica. El punto de partida, decía, es “plantear tu demanda”, tus condiciones. En ese sentido, EL CONTRATO fue un aprendizaje. Azkuna Zentroa aceptó que durante un año trabajáramos en la institución con una veintena de personas y sin apenas visibilidad.
¿Qué espacio necesita el arte? ¿El arte necesita un espacio? ¿Ha cambiado el modo de hacer y pensar en arte en los últimos años?
El arte es un suceso plástico que se da en el espacio. Dicho esto, hay que reconocer que en los últimos años se ha producido cierta “desmaterialización” en las formas del arte. Las razones son diversas. Está la crisis, que ha cambiado las condiciones de producción y demanda formatos ligeros; también Internet, que ha producido una virtualización del espacio y un boom de lo comunicacional… Todos estos procesos están cambiando los modos de hacer y de pensar, y es cierto que, en tanto que lugar no expositivo asociado a lo discursivo, Bulegoa z/b es un síntoma de ello. Pero, más que una cuestión de espacio o de falta de él, el problema es de tiempos. Espacios hay muchos. Pero tiempo, parece que nunca tenemos suficiente. Y si no te permites el tiempo para estar un rato en un espacio, este se convierte en un lugar vacío. Nos parece importante pasar tiempo con las cosas, tener un espacio propio en el que se reúna gente, propiciar encuentros.

miércoles, 12 de abril de 2017

LIBRO "BILBAO arquitectura architecture"

El nuevo canal de Bilbao






Los hermanos arquitectos Patxi y Bernardo García de la Torre llevan 25 años estudiando el patrimonio arquitectónico bilbaíno. En realidad más, ya que desde niños les interesaba la Historia del Arte y dentro de ella, el diseño y la construcción de edificios de todo tipo. De su afición han hecho su trabajo y llevan dos décadas y media haciendo lo que llaman «cultura arquitectónica»; es decir, recuperar y exponer la historia de edificios, espacios y arquitectos que han marcado las distintas etapas de la Villa. Ahora han dado un paso más y acaban de desembarcar en YouTube con el canal Bilbao Arquitectura, en el que desde hace cuatro meses reflejan el patrimonio arquitectónico bilbaíno y al que es posible suscribirse de manera gratuita para ir recibiendo las actualizaciones. La iniciativa es pionera, ya que de los muchos canales que hay en la plataforma solo hay uno similar: el de Chicago Architecture Foundation, que comparte, entre otros contenidos, historias sobre los edificios más emblemáticos de esa ciudad. 
Dibujos y cine
El canal Bilbao Arquitectura, en el que ya se pueden ver 8 vídeos, es el último resultado de un proyecto iniciado a finales de los años ochenta, cuando todo eran planes de cambio urbano y estos hermanos daban sus primeros pasos como profesionales. «El primer gran proyecto era el metro y ya entonces participamos en una exposición con la que se quería mostrar al público los planos de Foster», recuerda Patxi, que se define como «el documentalista» y el responsable «de los dibujos», mientras que Bernardo es «el apasionado de la imagen, del cine y de los audioviusales en general».
Con ese reparto de papeles y ese bagaje, llegan a YouTube. Saben que lo audiovisual es imprescindible hoy. Quieren hacer vídeos «en un lenguaje asequible, de calidad y con buenas imágenes», de no más de 15 minutos aunque la tónica general son los cuatro o cinco. Bernardo pone las fotos, como esas que aparecen en el vídeo ‘Arquíforos’ (con más de 800 visualizaciones). ¿Y ese nombre? «Es la mezcla de arquitectura y semáforos, porque cuando nos paramos a esperar a que el semáforo se ponga en verde es cuando solemos tener tiempo para alzar la mirada y ver las fachadas», sostiene Bernardo. Patxi aporta sus dibujos, los que ya forman parte de vídeos como ‘Dibujando Bilbao’. 
Están en la plataforma también, entre otros, la monografía de Severino Achúcarro, «uno de los artífices del Bilbao moderno», y un vídeo sobre el Museo Guggenheim para celebrar el 20º aniversario «intentando aportar datos que la mayoría de la gente desconoce». Habrá además rutas por la ciudad, elementos de detalle, evolución del urbanismo y miradas desde distintas artes sobre la arquitectura. Están convencidos de que existe un gran interés por parte de la ciudadanía en conocer más a fondo el lugar en el que vive. Lo comprueban cada vez que publican libros y organizan conferencias, rutas y cursos dirigidos tanto a la población local como a los turistas. La labor de los creadores del canal de YouTube Bilbao Arquitectura fue reconocida el año pasado, en la XIII BEAU (Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo), en la modalidad de Investigación y Divulgación «por su capacidad de transferencia social». Los hermanos García de la Torre ven el canal como un paso natural más en su labor didáctica. Ahora esperan «llegar a públicos más jóvenes y más lejanos».